Primeros propietarios del Castillo de Gotmar

- Bonamozé
- Edelfret
- Obispo de Girona Gotmar III

Los primeros documentos de la familia datan del año 989, Edelfret vendió al Obispo Gotmar, casas, cuadras, tierras y viñas y una cuarta parte de la torre con huertos y arboles del lugar llamado Monistrol en el término actual de Badalona.
Edelfret se habia quedado con dicha propiedad por embargo a Bonamozé debido a deuda no pagada de veintidós manuses.
El Obispo Gotmar III ocupo la sede de Girona entre los años 985 y 993, muy relacionado con el Conde Borrell II, le encargó una misión de paz en el Califato de Cordoba, dónde viajo para entrevistarse con el califa Al Hakam II a quien regaló una crónica de los reyes francos y firmo con un tratado de paz.
El Conde Borrell II era biznieto de Guifré el Pilós.
En esos tiempos la sede pontificia era ocupada por el occitano Gerbert d´Orlach con el nombre de Silvestre II, se habia formado en Vic y Ripoll y fue un sabio medieval.
En el año 992 fallece el Conde Borrel II y nombra al Obispo Gotmat albacea testamentario lo que le obliga a dejar la diócesis de Girona y trasladarse a vivir cerca de Barcelona, por ese motivo adquiere dicha propiedad a su anterior propietario llamado Edelfret.
La propiedad del castillo de Gotmar perteneció a los descendientes del obispo Gotmat hasta el año 1402.
En fecha 6 de abril de 1402, Bernat Gotmar vendio la casa y los predios a Guillen Leget por mil cincuenta libras.