de la familia Gotmar a la familia Centelles

La propiedad del castillo de Gotmar pertenecio a los descendientes del obispo hasta el año 1402.
En documento de fecha 25 de junio de 1370 se dice que Bernat Gotmar, alias ek Sord, compró la mayor parte de los predios pertenecientes a la finca de Bernat de Coll.
En documento de fecha 6 de abril de 1402, Bernat Gotmat, alias Cases, nieto y heredero de Bernat Gotmar vende la torre y los predios a Guillen Leget por un importe de 1.050 libras.
En fecha 30 de octubre de 1420, Guillen Leget nombra heredera a su hija Joana Leget.
Joana Leget se casó con Joan de Vilalba añadiendo la casa de la Serra de Vilalba, los censos de las Parroquias de Palautordera, Vilamajor y Sanata y la mitad de los de Valgorguina.
Su heredera Elionor Vilalba se caso con Pere de Beuda y ampliaron el patrimonio comprando a Antón Joan de Marges la finca llamada Ermengol en fecha 11 de abril de 1481.
A Elionor Vilalba le correspondio por testamentos de sus padres de fechas 27 de julio de 1475 y 3 de diciembre de 1480 a parte del castillo de Gotmar y los predios, el valle de Joanetes en la Garrotxa.
Su heredera Brígida Beuda se casó con Gaspar de Blanes, conde de Centelles.
Tuvieron un hijo Pere de Blanes que fue nombrado heredero en fecha 22 de septiembre de 1506.
Pere de Blanes se casó con Isabel Conesa y nombraron heredero a su hijo Onofre Joan de Blanes en fecha 5 de abril de 1510.
Onofre Joan de Blanes fue ratificado por el Emperador Carlos I de España con el privilegio otorgado por Jaime I a sus de la familia Blanes para que la casa de Gotmar tuviera el privilegio de ser alcalde de Pomar.
El heredero de Onofre Joan de Blanes fue su hijo Vidal de Blanes que se caso con Toda de Centelles, apellido que duró más de dos siglos.